Perfil do usuário

Allyson Cline

Resumo da Biografia

Para el recalentamiento de productos alimenticios, estos deben recalentarse a 75 grados en el plazo de 60 minutos. No se debe recalentar la comida al baño maría, puesto que no es suficientemente veloz. Es recomendable utilizar un termómetro de sonda para medir con regularidad la temperatura en diferentes unas partes del alimento, incluyendo la parte más gruesa del alimento. No recalentar los productos alimentarios cocinados más de una vez. Hay que desplazar o mezclar los productos alimenticios para cerciorarse de que se calientan uniformemente y evitar que haya puntos fríos. Si vas a recalentar los comestibles en el horno o la parrilla, es necesario precalentarlos porque en caso contrario es posible que no sea suficientemente rápido. Si se corta la electricidad, debemos mantener las puertas de la nevera y del congelador cerradas tanto como resulte posible para sostener la temperatura fría. El refrigerador sostendrá los alimentos fríos a lo largo de unas 4 horas si no se abren. Un congelador lleno mantendrá la temperatura durante aproximadamente cuarenta y ocho horas (24 horas si está medio lleno) si la puerta continúa cerrada. Cuando se restituya la energía eléctrica, se deben proseguir una serie de medidas para prevenir posibles peligros alimentarios. Si no ha habido electricidad durante más de 4 horas, se deben desechar los productos alimentarios perecederos (como la carne, el pescado, los huevos, la leche y las sobras) que hubiera en el refrigerador. Los comestibles caducos que no se han mantenido adecuadamente refrigerados o congelados pueden causar enfermedades si se consumen, aun cuando están bien cocinados. Si el congelador tiene termómetro, verifica la temperatura cuando vuelva a estar encendido. Si el termómetro del congelador indica 4°C o menos, el alimento es seguro y puede regresar a congelarse. Si no sabe la temperatura en el congelador, revisa cada paquete de comestibles para determinar su seguridad. No puedes confiar en la apariencia o el olor. Si el comestible aún contiene cristales de hielo o está a 4°C o menos, es seguro volver a congelarlo o cocinarlo. Aquellos que se encuentren de viaje asimismo pueden seguir ciertas recomendaciones relativas a la higiene alimenticia para evitar posibles intoxicaciones. Entre los consejos más usuales de seguridad alimentaria para viajeros están los que se mencionan ahora. Beber agua embotellada o tratarla con un sistema de filtración de confianza o con un agente desinfectante adecuado. Sobre todo en destinos exóticos, no deben tomarse bebidas con hielo ni consumirse ensaladas ni verduras crudas. Comer alimentos cocinados, asegurándose de que estén bien cocidos y que no se hayan mantenido a temperatura entorno a lo largo de múltiples horas. Eludir las ensaladas que hayan sido lavadas con agua contaminada. Evitar los comestibles que puedan haber estado expuestos a moscas o insectos. Se entiende por contaminación cruzada el movimiento físico o la trasferencia de bacterias dañinas de una persona, objeto o lugar a otro. La prevención de la contaminación cruzada es un factor clave en la reducción de las enfermedades transmitidas por los productos alimentarios.

manipulacion de alimentos curso